Las condenas más duras de la Historia

Entre los debates que siempre surgen en torno a la pena de muerte como condena a los delitos más graves, y si realmente es pertinente acabar con una vida humana como castigo a un quebrantamiento de la ley, no debemos olvidar que, incluso en los casos en los que se realiza, sus métodos han cambiado mucho desde que se inició legalmente como castigo. Está claro que ahora su forma de aplicarla es mucho más benigna y soportable para el condenado, y es que la conciencia sobre los derechos humanos y el toque de humanidad que debe influir en todas las leyes no ha sido en vano.

Sin embargo, si nos fijamos en nuestra historia universal, quizá la muerte no era la peor de las condenas, teniendo en cuenta las formas de tortura que se aplicaban en su lugar. Primero podían ser infligidas por cualquier señor dominante sobre un clan, población o territorio a su santa voluntad y capricho, pero algunas de ellas siguieron siendo aplicadas ya con un código de leyes en la mano, incluso hasta épocas no muy lejanas a nuestros días. Si te pica un poco la curiosidad, no dejes de leer esta lista:

  • El destierro: Puede parece que esta forma de condena, donde se obligaba a abandonar el hogar, la familia y todas las posesiones para permanecer alejado del territorio donde se hubiera violado la ley, no parezca demasiado cruel si se compara con la pena capital. Pero en tiempo de la antigua Grecia y el Imperio romano, eso significaba casi marchar a los confines del mundo conocido, además del deshonor que traía sobre todas las personas relacionadas con el condenado.
  • El bastinado: También conocido como falka, este castigo consistía en golpear las plantas de los pies con una vara flexible de madera; debido a que las plantas de los pies son vulnerables, era una forma de disciplina muy dolorosa.
  • En la Inglaterra medieval, una ley poco humanitaria permitía hervir vivos a los envenenadores.
  • Basilio, el emperador bizantino, aparentemente odiaba tanto a los búlgaros que cuando capturó a quince mil de ellos en batalla, resolvió dejar ciegos a 99 de cada cien de sus prisioneros, y luego los envió a todos a casa.
  • En la Francia y Alemania del siglo XVI, si quebrantabas alguna ley, podrías ser sentenciado a estar atado a una rueda, y un verdugo usaría una barra de hierro o un martillo para romper tus brazos y piernas en varios lugares, hasta que llegara la muerte.
  • La hoguera es un método muy antiguo de matar condenados, y en 1401 una ley en Inglaterra hizo que la pena por herejía fuera la pena. A partir de ahí se extendió a otros países como método de castigo para los infieles y herejes, e incluso para las acusadas de brujería unos siglos más tarde.

Leyes extrañas que nunca creerías que existen

No podemos ignorar que el sistema de leyes de cualquier país tiene imperfecciones, básicamente porque esta hecho por hombres, seres imperfectos donde los haya. Y aunque las leyes puedan ser más o menos consensuadas y dar respuesta a la mayor parte de la población sin recibir demasiadas críticas, desde luego su aplicación siempre es objeto de debate, porque, otra vez, es el ser humano el que la realiza, pudiendo cometer, y de hecho cometiendo, errores y olvidos totalmente involuntarios pero que no dejan de calar en el resto de la sociedad.

Ahora bien, teniendo en cuenta esto, realmente existen en el mundo leyes incomprensibles que nadie acaba de creer que sean serias o ciertas. En su defensa debemos decir que tenían sentido cuando se crearon, pero la mayoría fueron establecidas hace siglos, y las circunstancias sociales han cambiado bastante; sin embargo, nadie se ha encargado de revisar estas leyes anacrónicas y un poco absurdas, por lo que, con el código en la mano, se puede ser llevado a juicio por cualquier de las circunstancias que os contamos a continuación:

  • En la ciudad de Milán, existe la prohibición de fruncir el ceño, excepto durante un funeral o una visita al hospital. Así que no dejes de sonreír o podrías llevarte como mínimo un correctivo de algún policía local.
  • Desde 2004, en Singapur está prohibido comprar o vender chicles, y escupirlos en las calles tiene una multa bastante alta.
  • En la isla de Capri no se permite llevar calzado que produzca un sonido fuerte al caminar, como chanclas y sandalias.
  • En el estado australiano de Victoria, está prohibido cambiar una bombilla por uno mismo; es necesario siempre llamar a un profesional para hacerlo.
  • Para evitar la propagación de la gripe porcina, en 2009 el alcalde de un pequeño pueblo francés, Coulaines, prohibió escupir.
  • En Inglaterra, está prohibido morir en cualquiera de los edificios que pertenezcan al Gobierno y al Parlamento. En su origen, esto evitaba que cualquier ciudadano pudiera pedir un funeral de Estado, por haber fallecido en uno de estos lugares considerados como patrimonio real.
  • En la ciudad de Melbourne, está prohibido pasar la aspiradora entre las 10 de la noche y las 7 de la mañana, para garantizar el sueño de los ciudadanos.
  • En la ciudad rusa de Chelyabinsk, conducir un coche que no esté lo suficientemente limpio va contra la ley, y puede ser objeto de multa.
  • En la capital de Hawai, Honolulú, está prohibido cantar en voz alta una vez que llega el atardecer, a pesar de ser uno de los más famosos destinos turísticos del mundo.
  • En la ciudad de Lanjarón, famosa por su agua mineral, se promulgó una ley bajo la cual estaba prohibido morir; se debió a la falta de espacio en el cementerio, y se mantuvo hasta que se amplió el camposanto.

El origen de la ley: breve historia

Se puede decir que el concepto de “ley” no habría existido si el hombre no hubiera decidido organizarse en comunidad y hubiera tenido que aprender a vivir en consonancia a ellos. Así, claramente las leyes fueron una manera de hacer que la convivencia entre las personas fuera posible de una forma ordenada, creando unos derechos comunes a todos, e intentando evitar ciertos comportamientos incívicos, aunque el término no se acuñó hasta muchos siglos después.

Tenemos constancia de que, 3000 años antes de Cristo, los antiguos egipcios ya tenían un código civil, que constaba de unos 12 tomos, escritos cómo no en su lenguaje de jeroglíficos, y basados en las prerrogativas de Maat, diosa de la verdad y la justicia. El primer códice de leyes fue realizado por el rey sumerio Ur-Nammu, doce siglos después; aunque más conocido es el código de Hammurabi, rey babilónico que dio su nombre al un compendio de leyes que el gobernante inscribió en piedra, y que ha sido objeto de estudio hasta la actualidad.

Grecia, la cuna de la democracia, no tenía verdadero código escrito, ya que para ellos la ley se componía de tres tipos básicos: la ley divina, los decretos humanos y la costumbre, que eran interpretados por los sacerdotes, los prohombres de la clase gobernante (filósofos y militares en su mayoría) y la clase popular respectivamente. Habría que esperar a que el Imperio Romano recogiera algunos de sus preceptos y desarrollara los suyos propios, creando el primer sistema legal común a todos los habitantes del Imperio y plasmado en papel gracias a la escritura y el idioma latino.

Aunque los regímenes dictatoriales, imperiales y feudales de los siglos siguientes y la Edad Media dejaba la interpretación de las leyes a una única persona, o al menos a un núcleo bastante pequeño de ellas, en Europa los eruditos siguieron creando sus propios sistemas legislativos. Carlomagno, el emperador Justiniano y Enrique II de Inglaterra fueron algunos de los gobernantes que impulsaron la creación de un sistema de leyes, además de algunas organizaciones como los mercaderes e incluso los eclesiásticos, que buscaban con ellos salvaguardar sus intereses frente al resto de la población e incluso de los que ostentaban el poder.

El feudalismo cayó y empezaron a surgir los estados modernos tal y como los conocemos hoy en día, y fue entonces cuando las leyes empezaron a hacerse universales; poco a poco al principio, claramente beneficiando a las clases altas, hasta llegar a nuestros días donde su principal función es hacer que cualquier ciudadano sea igual a otro en cualquier circunstancia legal, sin importar clase social, raza, género o religión.

Hemos recorrido sin duda un largo camino, y todavía nos queda otro por recorrer, para hacer que realmente las leyes sean iguales para todos en cualquier lugar del mundo.